La famille de l'Incarnation

Fraternidades de la encarnacion

menu

Portada del sitio > Ursulines de Jésus > Nos lieux de mission > Amérique latine > ECUADOR > Ecuador : En Tundayme, minería a gran escala, destrucción de la Amazonía y (...)

Other languages :   fr  

Ecuador : En Tundayme, minería a gran escala, destrucción de la Amazonía y atropello al pueblo indígena.

Todas las versiones de este artículo: [Español] [français]

Las prospecciones han hallado cobre y oro

Tundayme es un municipio de la provincia de Zamora-Chinchipe, en la Región amazónica, en el sur de Ecuador.
Su biodiversidad y riqueza son reconocidas y cuentan con un parque natural protegido en la Cordillera del Cóndor. Desde 1970 se sabe de la riqueza minera de la zona, donde las prospecciones han hallado cobre y oro. La guerra con el Perú de 1995 tiene detrás esta riqueza del subsuelo.

Desde esa década, el ingreso de las empresas mineras es una realidad, primero de capital canadiense y actualmente de propiedad china en la empresa Ecuacorrientes.
Para hacerse con terreno, la empresa ha llevado a cabo una política de presión sobre los propietarios. Hay que recordar que en el año 2000 Ecuador vive una gran crisis. Ante la situación de necesidad, algunas familias de la zona venden sus tierras a la minera. Con el tiempo se sabe del abuso de la minera, pues había pagado la hectárea de terreno a 400 $ siendo la realidad que estaba catalogado en 10.000 $.

Ante los diferentes atropellos que se van viendo, la comunidad solicita una auditoría a la Contraloría General del Estado, quien emite su informe el 24 de septiembre de 2013 y constata gran número de irregularidades. Lamentablemente, ninguna de las recomendaciones establecidas en el informe de la Contraloría se ha llevado a cumplimiento.

Rio contaminado por el barro

La contaminación del entorno es obvia a simple vista. Como no se hicieron escombreras, se ha botado la tierra sobrante de abrir caminos al río, contaminando éste. Ni el ganado puede beber ya de él. La constitución del Ecuador define a éste como un estado plurinacional y pluricultural. En Tundayme hay presencia indígena shuar y kichwa desde principios del S.XX. La comunidad indígena de la zona es reconocida por el Estado Ecuatoriano con personería jurídica el 21 de agosto de 2014 con el nombre de CASCOMI, Comunidad Amazónica de Acción Social Cordillera del Cóndor Mirador. Es desde esta entidad colectiva desde la que los indígenas defienden sus derechos.

Miembros de la comunidad CASCOMI

Ante el acoso de la empresa minera, la comunidad ha manifestado que la tierra no está en venta. Sin embargo, con distintas artimañas la minera se va apropiando cada vez de más terreno, con el beneplácito del Gobierno que lo considera un proyecto de explotación estratégico. La empresa interviene ahora sobre unas 12.000 hectáreas y ya han calculado que necesitarán el doble. La superficie total del municipio de Tundayme es de unas 25.000 hectáreas. De ellas, el 85 % ya está concesionado a la minera.

Familia desalojada que actualmente vive en una casita prestada en el valle de Kim

El 30 de septiembre de 2015 se procedió al desalojo forzado de 15 familias

Caso sintomático es el del barrio de San Marcos, en Tundayme, donde se destruyó la iglesia y la escuela el 12 de mayo de 2014. Éstas habían sido construidas por la comunidad en 1983 a través de mingas (trabajo colectivo gratuito), pero no había escrituras (realidad ésta bastante común en Ecuador). Estaban sobre terreno comunitario y fueron construidas por la comunidad. La empresa minera quiere ese terreno para hacer una relavera (lavado de mineral).
El 30 de septiembre de 2015 se procedió al desalojo forzado de 15 familias de San Marcos, aduciendo derechos de Servidumbre Minera, pero sin haber notificado previamente orden de desalojo ni ofertar alternativa alguna. Lo que se vivió fue atropello, indefensión e intimidación. La Servidumbre Minera es una figura administrativa contemplada en la Ley General de Minería según la cual la empresa tiene potestad de tomar en usufructo las tierras necesarias para implementar su explotación durante el periodo que dure la concesión de ésta, siempre que haya habido previamente una compensación adecuada a los propietarios. Éste punto de acuerdo y compensación a los propietarios nunca se ha dado.

Visitamos Tundayme en diciembre de 2015

Tras estos acontecimientos, un grupo de tres religiosas de la Comisión Justicia y Paz e Integridad de la Creación de la CER (Conferencia Ecuatoriana de Religiosos), junto con una compañera de Caritas Ecuador, visitamos Tundayme entre el 4 y el 6 de diciembre de 2015 con el objetivo de conocer de primera mano la situación y tener un gesto de solidaridad con los afectados por los desalojos (se aportaron bienes de primera necesidad). Pudimos constatar las precarias condiciones en las que viven y la impotencia que sufren. La clave sería que se cumpliera la ley y la justicia fuera efectiva, pero esto no ocurre y contrariamente los defensores de derechos humanos y de la tierra sufren intimidación.

Propiedad en servidumbre minera. Al fondo ladera de la montaña por donde la empresa minera está abriendo caminos.
Única casa que aún quedaba en pie en San Marcos durante nuestra visita. Fue derribada el 16-12-2015. Sobre la pared el cartel aclara que es propiedad comunal de CASCOMI

Lamentablemente la situación se ha agravado aún más, pues el 16 de diciembre se procedió a un nuevo derribo de casas en Tundayme, siguiendo el mismo procedimiento de traer a las excavadoras en la noche y conminar a los moradores a desalojar en cinco minutos. Los escombros de las casas derribadas fueron enterrados en el mismo lugar donde se levantaban, en un intento de no dejar ni rastro.Pareciera que Tundayme está llamado a desaparecer, en nombre del beneficio económico por encima del destrozo ambiental irreversible y del atropello de las personas, que pasan a ser un estorbo no más.

Nos queda de nuestra visita el haber sido testigos de la fuerza de la comunidad y su irrenunciable determinación de defender su tierra, de la que se consideran parte integrante como unicidad indisoluble. De nuestra parte, nos reafirmamos en el compromiso de defender a la naturaleza y a los pueblos que viven de ella, conscientes de que Dios está a su lado en una experiencia de muerte y resurrección.

Niños escuchando cuentos.
Participantes en la visita: anfitrión, Luis Sánchez, presidente CASCOMI; por la JPIC: Teresa Sarango, Rosario Figueroa, y Mariangel Marco; de Caritas, Daniela Andrade.
Mariángel Marco,Ursulina de Jesús,La Bota - Quito-30 de diciembre 2015

.

SE PUEDE LEER TAMBIEN
http://www.incarnationweb.org/ECUAD...