La famille de l'Incarnation

Fraternidades de la encarnacion

menu

Portada del sitio > Spiritualité > Nos fondateurs > Louis-Marie Baudouin > El P. Baudouin bebía de las fuentes

Other languages :   fr  

El P. Baudouin bebía de las fuentes

Todas las versiones de este artículo: [Español] [français]

Louis-Marie Baudouin llevó una vida muy activa, incluso durante los periodos en que por diversas circunstancias tuvo que vivir en el exilio o esconderse.

En España, en Toledo, estuvo en exilio durante cuatro años, trabajó en pasamaneria para ganarse la vida y pasó mucho tiempo en estudiar la Biblia y los místicos españoles en la biblioteca del Cardenal Lorenzana que había acogido a muchos sacerdotes franceses en el exilio.

En Sables d’Olonne donde vivió cerca de tres años, escondido en la clandestinidad, no dudaba en salir por la noche para responder a la llamada de enfermos o para reunir a pequeños grupos de cristianos para una misa o catequesis.

En La Jonchère, su primera misión después de restablecerse la libertad de culto, tuvo que hacer un alto debido a su agotamiento.

JPEG - 35.3 KB
Cascada

Llamado a Chavagnes, empieza con una gran misión y escribe a Mme. Saint-Benoît:

Estoy metido hasta el fondo en la misión ... No tengo ni un cuarto de hora... Desgraciadamente necesito dormir mucho.(14 dic. 1801).

En Chavagnes , sin muchos recursos, acoge a jóvenes y empieza el primer seminario después de la revolución. Redacta las bases de dos congregaciones religiosas.

Nombrado superior del gran seminario de La Rochelle, además de las clases que tiene que impartir, es nombrado también vicario general de la diócesis. Acompaña a varias comunidades religiosas y encuentra tiempo para asegurar una correspondencia casi diaria con la Mère Saint-Benoît que está en Chavagnes haciéndose cargo de toda una congregación religiosa.

¿De dónde le venía su fuerza y su energia?

¡La oración!

En primer lugar. Muchos de los que le conocían dan testimonio de ello: Louis-Marie Baudouin gustaba de la oración.

Recordemos, decía, que sin oración, no haremos nada bien, ni para nosotros ni para los demás.(en la Regla primitiva, cap. 10 10 ).

La regla que había escrito en su proyecto de vida religiosa, cuando estaba escondido en Sables d’Olonne, reflejaba la experiencia que tenía sobre la oración. Los consejos que da sobre su práctica de la oración valen hoy para nosotras.

Esto es lo que hay que hacer...Procuramos poner los sentidos exteriores en el silencio, después hacemos lo mismo con la memoria, con el entendimiento y con la voluntad. Pensamos que Dios está sentado en medio de estas tres facultades de nuestra alma y nos llama. Nos presentamos ante él con respeto, sentimos el dejarle solo tan a menudo. Adoramos en silencio, amamos, oramos, etc... según el soplo divino...
(Regla primitiva cap.10)

El P. Ecarlat, en sus recuerdos, nos dice cómo el P.Baudouin se esforzaba, en La Rochelle, según las disponibilidades que sus funciones y su apostolado le permitían, seguir el reglamento que había trazado al principio de su ministerio. Y añade:


Cuando, en sus últimos años, le animaba a descansar un poco por la mañana, « Hijo mío, me decía, la eternidad será lo suficientemente larga para descansar. Y la Misa, añadía, ¿Habría que dejarla? ¡Eso nunca! ». Se preparaba con hora y media de oración mental y de meditación sobre algunos versículos de la Escritura. Su acción de gracias se prolongaba a menudo media hora, nunca, menos de un cuarto de hora.

La Palabra de Dios en las « Sagradas Escrituras »

JPEG - 17.6 KB
Mueble donde el P. Baudouin guardaba la Biblia

La Palabra de Dios era para el P. Baudouin, una fuente esencial era « su deleite».

Era su alimento cotidiano y, para él, tenía « gusto ».

Los demás libros, aunque santos y buenos, no saben a nada cuando se tiene el gusto y la inteligencia de las sagradas escrituras.(a una hermana joven, en 1813)

Aprovechaba el tiempo para gustar lo que leía, rumiando las palabras para sacar todo su contenido. Para describir este trabajo de reflexión, ha utilizado una comparación que nos gusta retomar, aunque nos parezca un poco sorprendente: la del grano de mostaza.

Tragad un grano de mostaza sin triturarlo entre los dientes, no le sacaréis ningún gusto. Estos son los que creen ligeramente, sin reflexionar. Pero si triturais bien el grano de mostaza y lo masticais bien, entonces pica en el paladar. Tiene gusto y mucho. Estos son los que reflexionan y meditan la palabra del que ha sembrado el grano de mostaza. (carta 23-6-1827)

JPEG - 27.8 KB
Estudios en Toledo

Cuando íbamos a visitarle, lo encontrábamos casi siempre leyendo la Biblia. Escribe a uno de sus mejores amigos M. Mareschal, que le sucedió como vicario general de La Rochelle y superior del gran Seminario:

El pueblo dice: Dime lo que practicas y te diré lo que eres. Es verdad. Los hijos hablan y piensan como las personas con las que están siempre… (carta del 25 de enero de 1825).

El descubrimiento del Dios de Jesucristo a través de las palabras de la Biblia y su encuentro personal en la oración han sido siempre las raíces de la fe cristiana. Y son más que nunca para los cristianos de hoy, fuentes ricas y gratuitas:

¡Oh, todos los sedientos, id por agua, y los que no tenéis dinero, venid, comprad y comed, sin dinero, y sin pagar, vino y leche!
¿Por qué gastar vuestro dinero en lo que no es pan, y vuestro jornal en lo que no sacia? ( Is, 55, 1-2)

P. Marcel BERTHOME
comunidad de Ste Marie