La famille de l'Incarnation

Fraternidades de la encarnacion

menu

Portada del sitio > Spiritualité > Portes d’entrée pour une spiritualité de l’Incarnation > La Encarnación : escuela de oración

Other languages :   fr     en  

La Encarnación : escuela de oración

Todas las versiones de este artículo: [English] [Español] [français]

Familia de la Encarnación: tercera puerta de entrada

Un tiempo de acogida

Un “ ejercicio”

Para el Padre Baudouin, el misterio de la Encarnación no es sólo una escuela de vida, sino también, siempre en conección con la vida, es una escuela de oración. Él propuso un “ejercicio” que llamamos “ejercicio de la Encarnación” o “celebración de la Encarnación”.
El Padre Baudouin decía: es nuestro “ejercicio distintivo”.
He aquí como “grano de mostaza” lo presenta:

“Es un camino discretamente balizado como un sendero de gran caminata. Como cada sendero, él enseña a la persona que lo recorre, una tradición: Alguién pasó antes de nosotros y escogió este camino. Las huellas que dejó bastan para fraternizar, no sólo con él, sino también con todos los caminantes que nos precedieron... Recorriéndolo, ellos han mantenido la huella para ellos mismos y para nosotros.
Ahora nos toca mantenerla para los que nos seguirán “

Cada sendero nos enseña la libertad... libertad de detenernos para descansar, para admirar.... libertad de caminar a nuestro ritmo...
No hay sentido obligatorio, sentido prohibido... pero el sendero no entrega sus secretos sino a los que lo recorren, con fatiga a veces y tomando el tiempo.
Es a esto que estamos invitados.

Un exemple d’exercice de l’Incarnation selon les FMI ( Normas)

Nos reconocemos pobre delante de Dios, pero llenos de confianza en Él, quien se hizo uno de nosostros y que nos ama.

Pedimos la ayuda del Espíritu.

Nos unimos a María: con ella nos proternamos para adorar a Jesús, el Verbo Encarnado.

POR EL, CON ÉL Y EN ÉL, nos maravillamos de la belleza del Padre y de su proyecto de amor.

POR ÉL, CON ÉL y EN ÉL damos gracias al Padre.

- por la Encarnación

- por María

- por la Iglesia del cielo y de la tierra

POR ÉL, CON ÉL, y EN ÉL,
Nos ofrecremos y acogemos la voluntad del Padre, por su gloria, por la salvación del mundo.

Presentamos nuestra intercesión por la Iglesia y por todos los hombres.
Pedimos la bendición al Verbo Encarnado y a María nuestra Madre.

El P. Baudouin establece una relación entre la adoración y la vida.

Algunos ejemplos extraidos de su vida:
- Cuando vacila sobre la orientación de vida para Mme San Benito, él le escribe:
“Adoraréis a Jesús como Verdad y enemigo de toda mentira. Carta 8 de enero de1801”

- Cuando él es nombrado párroco de Chavagnes, él escribe una vez más a Mme San Benito.
“Adorad al Verbo Encarnado, mandando por todas partes a sus apóstoles para extender su fuego y su luz. Carta 9 de Juilio de 1801”

- Cuando está en plena misión en Chavagnes, él escribe :
“Viva el misionero del Padre. Vosotros le adoraréis como tal. Carta 23 de Septiembre 1801

- se puede proponer la lectura del texto del Ejercicio redactado por el Padre Baudouin en la regla “sablaise (Cap .6)” y compartir algunas reflexiones

Testimomios del TESORO COMÚN

La Espiritualidad de la Encarnación es un camino de Dios que exige de nosotros desarrollar tres puntos fundamentales para la vida de todo cristiano: la oración, la admiración y la acción, a fin de descubrir la presencia del Verbo Encarnado en cada uno de nuestros hermanos y hermanas.
Es una escuela, un camino de oración para aprender a orar, a maravillarse, a alabar, a ofrecerse y ofrecer el mundo, a pedir...

¿Adorar? Es más que un ejercicio, los actos de adoración modelan el espíritu. Vivir la adoración del Verbo hecho Carne nos entrega a Dios, al servicio de nuestros hermanos y hermanas.... Adoración y ofrenda son vividas para una vida apostólica exigente...

Una escuela para aprender a contemplar
Contemplar el misterio del Verbo Encarnado, la persona de Jesús: Dios –Hombre. Contemplar al Verbo Encarnado en la continuación de esta Encarnación allí donde viven personas. Contemplar a Jesús enteramente entregado a Dios y a los hombres.

La contemplación del “Verbo hecho Hombre” en nuestro mundo nos lleva a desarrollar nuestra actitud de apertura, de asombro para “acoger” el misterio del otro y el respeto de su historia, de su cultura como lugar de encuentro con Dios.

Admiración también por la creación.

Orar en la vida, con la vida, a partir de la vida, descubriendo al Dios que en su sencillez se manifiesta en la cotidianidad.
Estar, encontrarse y vivir el “Aquí y hoy” de lo que el Señor nos enseña a través de los acontecimientos
Igualmente descubrir al Señor escondido en las realidades más duras de la vida.
Admirar, contemplar y celebrar su presencia entre los más pobres, los que más sufren.
La adoración nos conduce al compromiso, al don, a la ofrenda.

—¿Qué palabra, qué testimonio me conmueve más y por qué?

Palabra de Dios: “grano de mostaza para masticar".

  • Jn 1,16. “Nadie va al Padre sino por Mí”
  • Ef 1,3-14 “Bendito sea el Dios y Padre de Nuestro Señor Jesús, Cristo”…
  • Fil. 2,10 “Por eso doblo la rodilla, delante del Padre “

PARA UNA PRÁCTICA

Él que lee sin práctica se parece al sembrador que siembra sobre un camino abierto “

Tomo el tiempo de mirar mi camino de adoración...

  • ¿Cuáles son mis instancias y actitudes en la oración: acción de gracia, alabanza, contemplación, intercesión?
  • ¿Cómo mi camino de oración alcanza concretamente mi vida?
  • ¿Cómo mi vida está presente en mi oración?

Tomo el tiempo de mirar el camino propuesto por Louis-Marie Baudouin.

  • ¿ En qué parte del camino me gustaría quedarme más tiempo en la oración?